Skip to main content

Posts

Showing posts from April, 2019

Historia Corta - Desamor

Desamor
Hermoso atardecer en el mes de otoño, las hojas de los árboles caen, un olvido del aquel amor, el cual no funcionó, hermosas melodías escucharé, historias fracasadas olvidaré, un desamor para olvidar los viejos capítulos. viejas canciones escucharé día a día, un verso del olvido escribiré, te dejé de olvidar por la relación, te eliminé de todas mis redes sociales, y no quise saber nada de ti.  Un desamor para olvidarme de todo, cartas y fotografías fueron quemadas, aquella noche te dejé de amar, aquella noche ya no quise saber nada. Hermosa noche con una copa de vino, recuerdos fueron tirados a la basura, un amor que no funciono por estupideces, ya no quise nada de ti, confianza ya no era la misma pero un desamor fue justo y necesario, un desamor para olvidarte completamente, días y noches dejándote de amar.

Historia Corta - Desamor

Desamor
Hermoso atardecer en el mes de otoño, las hojas de los árboles caen, un olvido del aquel amor, el cual no funcionó, hermosas melodías escucharé, historias fracasadas olvidaré, un desamor para olvidar los viejos capítulos. viejas canciones escucharé día a día, un verso del olvido escribiré, te dejé de olvidar por la relación, te eliminé de todas mis redes sociales, y no quise saber nada de ti.  Un desamor para olvidarme de todo, cartas y fotografías fueron quemadas, aquella noche te dejé de amar, aquella noche ya no quise saber nada. Hermosa noche con una copa de vino, recuerdos fueron tirados a la basura, un amor que no funciono por estupideces, ya no quise nada de ti, confianza ya no era la misma pero un desamor fue justo y necesario, un desamor para olvidarte completamente, días y noches dejándote de amar.

Historia Corta - El último día

El último día
El día del fin del mundo salí de mi casa por la mañana para mirar por última vez las nubes, los árboles y las casas circundantes. Las calles estaban vacías porque las personas desconcertadas se guarecían en sus viviendas. Los pájaros no cantaban y los perros y gatos yacían silenciosos y asustados en los rincones.   Abrace a mi esposo y a mis hijos, mientras nos decíamos cuanto nos amábamos. Departimos con la misma tranquilidad y amor de todos los días. Incluso hicimos planes porque sabíamos que la esperanza sólo termina cuando se concluye la vida y en ese momento no había acabado aún. Reflexioné acerca de lo que hubiera cambiado, la apatía de todos los días, el voltear la cara a las desigualdades e injusticias por temor a evidenciarme y exhibir una impotencia que me rebasaba. Ese transcurrir cotidiano realizando acciones superfluas contrarias a mi forma de sentir y de pensar. Pensaba en mis hijos, me conmocionaba la espera del trágico desenlace, de esa situación que no podía…

Historia Corta - Juventud en Octubre

Juventud en OctubreMi infancia fue interrumpida. No recuerdo mucho. Aún despierto por las noches, sudando, gritando porque sueño, aunque realmente son pesadillas. Esos ojos mirándome, con las venas gruesas e inyectadas de sangre preguntándome “niño, ¿estás bien?”; Es para mí una pesadilla revivir aquella tarde en la tienda de don Apolonio. Con el tiempo me he acostumbrado. Uno termina acostumbrándose a sus demonios y miedos. Tengo más de 65 años pero siento que he vivido dos siglos, es asombroso cómo unos breves minutos pueden parecer una eternidad. Y más cuando eres un niño de tan solo 9 años. Mientras comienzo a escribir este relato viene a mi mente mi madre. ¡Cielos!, aún recuerdo su perfume, el último aroma que pude percibir cuando se despidió de mí. Mi mamá era una madre soltera. Bueno, en este caso se aplica el término soltera cuando la figura paterna se comporta como otro hijo. Ella a veces lavaba ropa ajena y su último trabajo fue que se había registrado como voluntaria en una …

Historia Corta - Ella, Clepsidra

Ella, Clepsidra.
Estaba enfrente de mí, mirándome fijamente. Yo no sabía que significaba esa mirada, nunca supe y si las cosas siguen así, tal vez nunca lo sabré.
-No te estoy pidiendo nada.
Dijo eso mientras revisaba su reloj de arena.
-Lo sé.
Esa ha sido una de las pocas veces, que he mentido sin gusto. Siempre que digo una mentira, es para diversión, ya sea mía o de los demás. Me gusta pensar que algún día el tiempo cambiara esta historia y esa mentira se transformara en una anécdota graciosa. Hasta el día de hoy no ha pasado. Los recuerdos traen los nervios de regreso, como si el tiempo fuera relativo y por lo tanto manipulable. Un sonido de tic-tac interrumpió mis divagaciones y ya sin poder pensar, solo pude ver con atención el lugar en el que estaba.
Era un cuarto con varios relojes colgados, unos en la pared, otros en cuerdas... unos digitales. Y el de arena, justo en el centro, enfrente de mí.
-Hay... varios relojes aquí dentro… -No son míos. Yo no soy la que está midiéndo…