Skip to main content

Convocatoria séptimo volumen

 

Historia Corta - El último día

El último día

El día del fin del mundo salí de mi casa por la mañana para mirar por última vez las nubes, los árboles y las casas circundantes. Las calles estaban vacías porque las personas desconcertadas se guarecían en sus viviendas. Los pájaros no cantaban y los perros y gatos yacían silenciosos y asustados en los rincones.  
              Abrace a mi esposo y a mis hijos, mientras nos decíamos cuanto nos amábamos. Departimos con la misma tranquilidad y amor de todos los días. Incluso hicimos planes porque sabíamos que la esperanza sólo termina cuando se concluye la vida y en ese momento no había acabado aún.
              Reflexioné acerca de lo que hubiera cambiado, la apatía de todos los días, el voltear la cara a las desigualdades e injusticias por temor a evidenciarme y exhibir una impotencia que me rebasaba. Ese transcurrir cotidiano realizando acciones superfluas contrarias a mi forma de sentir y de pensar.
              Pensaba en mis hijos, me conmocionaba la espera del trágico desenlace, de esa situación que no podía revertir ¡Han vivido tan poco! ¡Cómo quisiera tener la oportunidad de cambiar el momento del día final para que ellos pudieran seguir disfrutando de la vida! Curiosamente consideraba también la brevedad de mi propia existencia, porque en pensamiento casi siempre estaba en otro lado, mientras me hablaban y me miraban sólo fingía estar presente. No disfrutando del momento, no viéndolos sonreír emocionados comiéndose un helado o jugando con sus amigos.
              Además estaba asustada, constantemente huía del dolor y de la felicidad. Sobrevivía sin grandes emociones ni impredecibles sorpresas. Lo habitual constituía una barca a la cual asirse para no caer en la tentación de lo extraordinario y para evitar aquello que consideraba que no podía manejar.
              ¿Rezar, orar, maldecir para qué? Me sentía triste por mí, la familia que con tanto afecto y esmero habíamos formado y en la que creíamos, los demás seres y el mundo.
              Finalmente decidí que cuando todo terminará, abrazaría a mis hijos y a mi esposo, les cantaría con ternura y amor como lo hago en las noches en que me lo piden. Dejaría de fijarme en mi corazón herido para sumergirme en sus almas y en sus corazones. Miraría sus rostros y recordaría cuando me decían que querían llorar de felicidad al percibir lo agradable de un sabor, un olor o una textura, con la simpleza de extasiarse en el goce de lo sencillo y de la naturaleza.

En cierto instante, al igual que ellos, moriré con el mundo, pero también renaceré con él.

Comments

Popular posts from this blog

Ensayo - Criminologia y Criminalistica

La criminología y la criminalística se pueden llegar a confundir ya que la mayoría de las personas piensan que son iguales puesto que no es así, ya que cada una cuenta con diferentes métodos y técnicas que las diferencian. De igual forma el propósito, objetivo y finalidad de cada ciencia es completamente diferente, busca responder interrogantes con la finalidad de resorber una investigación. Para las personas que se interesen en estudiar algo relacionado a la investigación criminal se pueden confundir al momento de escuchar las palabras de criminología y criminalística, por lo cual deben de conseguir información que les ayude a diferenciarlas. Palabras claves: criminología, criminalística, ciencia, comparación, similitudes, diferencias. Capítulo uno: La Criminología 1.1 Definición de criminología Según la literatura científica actúa, se define la criminología como al conjunto de conocimientos que estudia los actos antisociales desde el punto de vista de varias ciencias auxiliares (Rodr

Convocatoria séptimo volumen

 

Historia Corta - Nothing

*Este texto fue traducido del Ingles para esta convocatoria. Douglas Smith es tres veces ganador del Premio Canadiense Aurora. Su pagina es www.smithwriter.com , su cuenta de Twitter es @smithwritr     -No es nada. Dice el, no es al primera vez.     Ella mira mientras el se acomoda la corbata en el espejo del pasillo. Para que no tenga que hacer contacto visual, piensa ella. -¿No le temo a nada? Dice ella. Entonces debo ser audaz. No me siento audaz. Inclinándose en el marco de la cocina, ella abrazo su descolorida bata azul alrededor de ella como si estuviera manteniendo unido el universo. Ella se queda en casa. Nuevamente. El sacude la cabeza. El lo hace mas a menudo últimamente. -Digo no hay nada allá afuera que temer. El toma su maletín, listo para otro día. Pero ella sabe que no es simplemente otro día. mas. -Nada allá afuera. Ella repite. -Nada. El se para frente a la puerta al frente del pequeño bungalow. ¿Vas a tu trabajo? El sabe que no, ella piensa. Pero si no preguntara sign