Skip to main content

Posts

Historia Corta - Algodón de Azúcar

Una ligera brisa empezó a impactar directamente contra su rostro haciendo que por un momento cerrara los ojos; pudiendo disfrutar del aquí y del ahora; dejando todo su turbio pasado en el lugar que le correspondía, trasladándose a una dimensión en donde únicamente podría existir ella y una completa paz. Sabía que en cuanto emprendiera el camino de regreso a su “hogar” todo volvería a ser exactamente igual. La indiferencia de sus padres, los abusos de sus compañeros de clases y sus constantes burlas. Estaba harta del ritmo que había adquirido su vida. Solamente deseaba volver atrás, al tiempo en donde aún se encontraba en el orfanato; aquel desgastado edificio en donde dio sus primeros pasos, conoció el valor de la amistad, le habían educado el valor de una familia, le enseñaron la bella luz que irradiaba su alma y la llenaron de sueños que… nadie podría destruir. Probablemente hubiera querido permanecer por más tiempo en todo ese mundo de algodón de azúcar; ajena y oculta a la malicia de…
Recent posts

Historia Corta - Una última vez

En medio de una habitación se encuentra un chico acostado mientras sostiene un teléfono, observando el techo dice con una voz débil -Dime, ¿cuanto tiempo ha pasado ya?. Del teléfono se oye una voz de una mujer joven que responde con una voz seria -un año, ya ha pasado un maldito año y todavía sigues aquí, ¿tan posesivo eres?. Apretando el puño que sostiene su teléfono respira profundamente y contesta -no soy mas posesivo de lo que tu lo fuiste, ¿que,es que acaso te es difícil no reemplazar a las personas, niña? Gritos llenos de furia se oyen del teléfono, solo para dar paso a una furiosa respuesta -¿¡ QUE SABES TU PEDAZO DE IDIOTA!?, ¿¡crees que voy a estar perdonando a las personas que me decepcionan!?. Con una voz mas tranquila y seria tomando aire responde -¿y tu crees que tu no has decepcionado personas?, ¿cuantas de ellas no te perdonaron y se quedaron ahí para ti?, pero claro tu solo puedes ver lo malo, por eso eres ciega, eres incapaz de ver lo bueno dentro de lo malo? Se escucha un sil…

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …

Historia Corta - El rostro que fui

El rostro que fui
Nota Editorial: Debido al tamaño de la obra esta se presentará en dos números, la primera parte se encuentra en esta revista y la segunda aparecerá en el numero uno del año dos.

Prólogo: Felici y Marion… ellos eran uno en dos. Ella lo amaba, pero luego de su propio engaño quedo despiadada. Él ya nunca volvería a perdonarla siendo que aún por las noches soñaba con ella, es solo que el dolor lo cegaba, ella se dejó llevar por un momento de deseo y sus labios a otro pertenecieron, pero aún estaba enamorada solo de él, solo del primero, él era el único por el que suspiraba sin consuelo. Él lo sabía, por eso la castigaría, sabía que ella por él la vida daba, pero quería esta vez cobrar venganza. La decisión ya se había tomado, la suerte había sido echada; Francia estaba a punto de quemarse ante la rabia y el dolor, la rabia de los dos y el dolor que no cesaba, aún no podía soportar el recuerdo de ver a su mujer acariciando otro rostro, mirando otra cara, tocando otras manos,…