Skip to main content

Dependencia económica y su relación con la Marginación municipal, Morelos 1990-2000

Heriberto Cajigal Rodríguez Oscar Samario Hernández
Dependencia económica y su relación con la Marginación municipal, Morelos 1990-2000
Resumen La población de un territorio debe relacionarse con el mercado laboral para poder satisfacer sus necesidades económicas, culturales y políticas. Debido al anterior hecho social, se parte del supuesto que hay una asociación entre la proporción de la población relacionada con el mercado laboral y el grado de marginación de los municipios del estado de Morelos. Finalmente, el aporte metodológico es, pretender cifrar cual es la relación directa entre la dependencia económica, proporción de personas que desempeñan una ocupación entre las que no trabajan, y el grado de marginación de los municipios de Morelos.
Palabras clave: Dependencia económica, mercado laboral y grado de marginación.
Abstract The population of a territory must relate to the labor market in order to satisfy its economic, cultural and political needs. Due to the above social fact, it is …

Historia Corta - El telar del abuelo

Resumen:
En esta pequeña historia encontramos una de las tradiciones pasadas de generación en generación que es la realización de cobijas en telares a base de lana de borrego, logramos ver desde la perspectiva de una niña pequeña como es que las personas al crecer olvidamos lo fácil que puede ser para un niño elaborar las cosas aunque estas estén mal hechas, siempre logran cautivar a los mayores con sus ocurrencias, lo mismo ocurre dentro del relato, pues al ver las cosas tan extrañas que realiza su abuelo no logra comprender que es lo que él quiere hacer.
Te veo llegar y dices que tejeras, te imagino con hilos de colores y con unos enormes ganchos en las manos 
- como cuando mamá tejía chambritas para bebes, o como las abuelitas de las caricaturas que sentadas  todo el día, tejen suéteres para sus nietos o quizás el método de las arañas sea más fácil, si quieres les preguntamos…
 Tu simplemente sonríes ante las cuestiones que te propongo, en ese entonces no sabía que realmente eran ridículas, ahora lo sé.
-vamos a urdir
-¿urdir? ¿Qué es eso?
-urdir la lana
Es lo único que me dices, yo no comprendo que es lo que quieres decir, pero tú como todo un jovencito  vas en movimiento dando vueltas de un lado a otro,
·   Abuelito estas seguro que lo estás haciendo bien
Me miras pareciendo un poco confundido.
·   ¿por qué lo preguntas?
·   porque mientras más te veo creo que haces las cosas como las arañas que dan vueltas y vueltas, pero ellas dan forma a sus hilos, en cambio en tus enredos no encuentro la forma, solo veo que das vueltas y vueltas, no comprendo que es lo que saldrá de ahí.
Sonríes nuevamente
·   ya lo veras, ya lo veras.
Es lo único que me dices, de repente dejas de dar vueltas  y le pides ayuda a mamá para que saquen con cuidado tus enredos, ¿Cómo es que sacan con cuidado unos enredos? no lo entiendo.
Los pones en un pedazo de madera, más bien parece una espada o un pan de esos que comen los francés por lo gordo que se ve.
·   El primer paso está listo
Pero sigo sin comprender nada
Volvemos  al pequeño patiecillo de la casa en donde encontramos nuestro escenario, donde bailaba a lado de mis hermanas y cantábamos a viva voz  como si no hubiera un mañana. Y colocas tus enredos en donde se encontraba nuestro escenario y que ahora se en lo que se convierte en tu telar, comienzas a unir trozos de lana uno con otro, como si tus enredos se convirtiesen  en algo magnifico, y en ese momento comprendí la forma que tus enredos querían dar y yo no lograba ver, los hilos de lana se van convirtiendo en uno solo, como si con tu sola presencia ellos supieran que hacer.

Veo como quedan unidos todos los trozos de lana y ahora ya no es un enredo, parecen como si hubieses cepillado una larga cabellera y realmente se ve hermosa. Comienzas a ajustar tu telar, para poder dar una nueva forma a los hilos de lana. Veo como envuelves más lana en pequeñas varas de madera y las vas formando una por una hasta que estas se te acaban y veo que entras en el telar y te acomodas en lo que parece ser tu asiento, tomas una de las varas de lana y comienzas a tejer, debo admitirlo nunca pensé que el telar funcionara así, que la lana podría dar forma a cosas realmente extraordinarias, que un telar con ayuda de las manos y sabiduría del abuelo  podría dar algo que yo simplemente ignoraba, que a pesar de los años el abuelo aun podía recordar las técnicas de tejido que le fueron heredadas por sus antepasados y que a sus 77 años el aun lo recuerda como si el ayer nunca hubiese pasado y como todo un joven logra crear estas cobijas que me mantendrán calientita en las noches de frio y que cuando la soledad se acerque a mi yo me abrigare en ellas y podre sentir la presencia del abuelo que siempre me acompañara así como los bellos momentos que pase en mi niñez junto a él y sus enseñanzas.

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

Segunda Convocatoria del Segundo Año para la revista "El futuro del ayer, hoy"

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …