Skip to main content

Historia Corta - En la boca del León

Un mundo caleidoscopio colapsaba rápidamente sobre sí mismo, fuertes colores brillantes repentinamente chocando con grises casi blancos, rostros deformados lentamente en criaturas demoníacas, retomando formas humanas y nuevamente perdiendo las facciones reconocibles, lugares que se transformaban en arena, todo se lo tragaba la inmensa oscuridad que avanzaba a través de figuras hexagonales, como un túnel de luz, daba la impresión de que debía terminar pero nunca lo hacía, aparecía una figura que no entendía, cambiaba rápidamente de forma, un teseracto luminoso extendiéndose cada vez más.
Alana Hicks despertó súbitamente, sentía como si hubiera caído de una distancia muy alta, las extremidades le dolían como si las hubiera trabajado por horas continuas, lentamente movió la mirada, estaba en su apartamento, bañada en el sol que entraba por el enorme ventanal, las persianas metálicas se habían despejado a los primeros rayos gracias a los sensores externos, el enorme cuarto bla…

Historia Corta - ¿Otra ronda?

La noche del veintisiete de octubre de ese año, fue la noche en que presencié lo más insólito y a la vez bestial que pude haber vivido. Aún me pregunto que habrá sido, si una avería en la realidad, o un hueco interdimensional. O quizá una anomalía astral.
El dealer reparte una vez más. Al primer hombre se le nota una cara de emoción indiscreta, se delata a sí mismo; en su placa en la camisa se lee “Alfred”. El segundo hombre, por el contrario, levanta el labio en muestra de desprecio por su suerte; en su placa se lee “Levoir”. El tercer hombre, yo, me limito a mantener la misma expresión que tenía antes de recibir mis cartas. El cuarto hombre se levanta el sombrero para mirar al dealer levantando una ceja; “Manfried”. Por último, el quinto hombre, se reacomoda las gafas negras que viste y se limita también a mantener firmeza ante su suerte; “Bachman”.
El dealer comienza mostrando una reina de corazones, un rey de corazones y un diez de diamantes. El primero en retirarse fue Manfried, quien, sin esperar su turno, hizo volar el par de cartas al otro lado de la mesa. Alfred, por su lado, parecía ser muy entusiasta poniendo en apuesta 100 euros. Levoir, con un poco de descontento igualó los 100 euros. Yo, viendo mis cartas y confiando en una buena jugada, equiparé los 100 euros del señor Alfred. Bachman subió 25 euros más, cosa que no disgustó a nadie, exceptuando a Levoir, claramente.
Ahora con 500 euros en la mesa, empezó la segunda vuelta. El dealer prosigue a mostrar la próxima carta: un cuatro de diamantes. Alfred parece decepcionado y no desembolsa nada, se acomoda en su asiento y enciende un cigarrillo. Levoir limpia las comisuras de sus labios la saliva seca, hace un ademán de peinarse el peluquín y acomodarse la delgada y larga chaqueta que porta. Jugando a la suerte no escatima en tirar 50 euros sobre la mesa tras pensárselo un poco, luego se reacomoda en su silla volviendo a acomodarse la chaqueta que parece incomodarle. Es mi turno, sé que Levoir se arriesga mucho y por ende tiro 50 euros a la mesa sin reparo alguno. Mantengo la misma expresión, o al menos lo trato lo más posible al pensar detalladamente que cartas podría tener para jugársela de esa manera. Ahora Bachman me ha visto quizá algo confiando o seguro, y él lo sabe. Sabe que de una u otra manera no me afecta mucho las jugadas de los demás al poner más dinero al centro. Voltea a verme. Tras sus gafas negras sé que sus ojos me observan, debajo de ese sombrero debe haber una gran cabeza maquinando conspiraciones en mi contra, lo puedo sentir. Regresa la mirada a la mesa y coloca 50 euros. Fueron los segundos más tensos al estar bajo su mirada oculta. Por último, de vuelta con Alfred, ahora no muy entusiasta, dispone otros 50 euros y los coloca en el centro. Nadie más pone.
700 euros en el medio, y una última por develar. El dealer nos ha barrido con la mirada, de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Levoir, se muestra un poco desconfiado al jugarse 175 euros ya. Se sigue moviendo el peluquín y pasando sus dedos índice y pulgar derechos por el bigotillo. Alfred dudaba, se sentía algo seguro de sí mismo y sus cartas, no obstante, se le veía en la mirada la duda, al son de sus pies cruzándose uno con otro continuamente. Bachman, el sujeto con gafas, gabardina larga, sombrero de copa y botas puestas, no denotaba expresión alguna, una presencia fría pero imponente, dura. Yo pensaba en una sola carta, pensé en la única carta que me haría aumentar considerablemente mis posibilidades de ganar esa ronda. El dealer me miró atentamente mientras posaba su mano sobre el puñado de cartas, como si leyese mi mente. En seguida bajó la mirada a la par de ir jalando la carta, la colocó sobre la mesa y la volteó bruscamente. Alfred sin pensárselo aventó 250 euros a la mesa. Pero Levoir cedió a su ímpetu. Tiró las cartas sobre la mesa y desenfundó una revolver disparando desde la cintura al dealer, que para su suerte falló rozándole únicamente el hombro. Apuntó y disparó instantáneamente a la cabeza de Bachman haciéndolo caer con todo y silla hacia atrás. Los anteojos salieron volando y el sombrero cayó a un lado. Nadie se atrevía a mirar el rostro descubierto de ese hombre. Levoir prosiguió a apuntarme, cuando irreversiblemente Bachman se levantó colocándose el sombrero y manifestó una sonrisa tenue pero burlesca. Su rostro evocaba una maldad indescriptible, tenía unos ojos rojizos cristal rodeados de un metal extraño que se fusionaba con un casco que protegía la parte superior del cráneo. Su rostro en sí parecía estar hecho de músculos y articulaciones artificiales y al igual que su pecho. Una especie de mercenario fue lo único que se me vino a la cabeza. Pero, ¿Qué clase de mercenario tendría partes articuladas artificialmente y de esa categoría tan avanzada? Bachman, al igual que Levoir, desenfundo una clase de arma proveniente de su pesada gabardina y disparó en el pecho a Levoir, quien colapsó de inmediato.
Esto es mío- Dijo él. Tomó el dinero sobre la mesa y la cartera de Levoir cuyo interior estaba vacío. Abrió la puerta y salió sin musitar un solo sonido, solo se escuchaban los pesados pasos de sus botas alejándose.
La última carta era un nueve de picas, la carta que me faltaba. De las manos de Alfred resbalaron una reina y un ocho de diamantes; junto al cuerpo de Levoir se distinguían, salpicados de sangre, un rey y un seis de tréboles; en mis manos, aún, había un siete y un ocho; en el piso, junto a las gafas rotas por el disparo, había un joto de trébol y un as de picas. Él tenía razón. Bachman tenía razón, el dinero era suyo.

¿Quién o qué era Bachman? ¿De dónde salió tan incomparable sujeto? No lo sé, nunca lo volví a ver, pero siempre que miro el cielo las noches de cada veintisiete de octubre revivo esa noche, esos lentes, ese sombrero, ese arma, esa gigantesca gabardina, y esas pesadas botas alejándose.

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

Segunda Convocatoria del Segundo Año para la revista "El futuro del ayer, hoy"

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …