Skip to main content

Historia Corta - La iliada de Victoria

RESUMEN: Es la historia de amor de una lectora y soñadora adolescente llamada Victoria, donde sus fantasías se convierten en realidad cuando conoce a Paris. A los doce años, Victoria, estaba en el salón de clases de la secundaria; se sentía extraña y fuera de lugar pues era la primera semana estando en una escuela nueva y sin conocer a nadie, bueno, sólo a dos que venían de su misma escuela. Uno de esos primeros días al sonar la campana para salir al recreo tomó la decisión de no hacerlo, prefirió quedarse sentada en su butaca. Eso de ¿quieres salir conmigo al recreo? ¡Le sonaba tan extraño! No tenía idea que tanto implicaban esas palabras y que tanto la comprometerían. Los minutos fueron pasando y ella sólo veía a través de las ventanas, sus pensamientos viajaban a un lugar distinto al que se encontraba, podía ser cualquiera de esos que figuraban en sus libros que leía. Su mirada se encontraba perdida entre el infinito de sus historias pero, como si fuese una piedra lanza…

Historia Corta - La triste historia de la primera cita

Estábamos sentados en los columpios viéndonos el uno al otro, estábamos sentados no de la manera convencional, estábamos de lado para poder vernos mejor, yo la veía fijamente mientras ella se sonrojaba y se ponía a reír y muy nerviosa, pude ver su sonrisa perfecta y escuchar ese sonido raro que hace cuando se pone nerviosa, además de apreciar sus grandes pómulos y su sonrisa perfecta, tenía sonrisa Colgate, dientes perfectamente alineados y bastante blancos a mi parecer; empezó a reproducir sus canciones y me platicaba de gustos que tenia de la música, yo le hablaba de la música clásica en comparación con el reggaetón y ella no se quejaba ni decía nada, dijo que le gustaba una pieza musical de Bach y yo le comenté qué pieza de música clásica era la que me gustaba (era claro de luna), en ese momento me dijo que la tenía pero me quería decir algo y después de contármelo debería de ignorarlo; me lo dice y me sale pero le dije que no puedo hacer eso, en fin platicamos sobre más cosas, le dije que me encantaba la canción de creep porque ella escucha música emo depresiva y le dije que si tenía esa canción, a lo que me contestó que sí y enseguida la puso, platicamos sobre nuestros padres, le dije que yo no estuve nunca con él y ella me contaba del suyo que ya no vive, preguntó si me gustaba mucho patinar y que más hacia que me encantara hacer, le respondí que me encanta dibujar pero que ya no he practicado y he perdido la imaginación pero que tengo que estar practicando otra vez porque voy a empezar a hacer tatuajes, ella me dijo que si quería podía practicar con ella, hay que admitir que para estos momentos los dos nos habíamos contado cosas un tanto personales y que se necesita mucha confianza para hacerlo, no sé cómo es que logré decirle todo eso, más si cada que la veía, veía su rostro perfecto sin ninguna imperfección, muy lisa y clara con unos ojos demasiado brillantes y grandes;  entonces platicamos y platicando se me fue el día con ella, y pasó lo inesperado (abro un paréntesis para decir que antes de esto habíamos ido a una galería de arte, y cuando ya nos íbamos nos pidieron hacer un comentario y ella escribió el suyo primero, después yo escribí el mío y me arrodillé porque está muy bajita la mesa, en ese momento ella me empezó a acariciar la nuca y fue algo que me encantó y hasta me tarde en terminar mi comentario para sentir sus dedos enredarse en mis chinos; lo disfruté), ella me dijo que iba a poner una canción y que en esa canción me iba a decir unas cosas pero que al terminar de decirlas debería de ignorar eso y olvidar, acepté.

En ese momento que accedí ella empezó a buscar alguna canción que encajara, y sabes ¿cuál puso?, una de Zoé porque le dije que me encantan sus canciones, en fin empezó una canción a mi parecer muy romántica y echa para personas que estarán juntas toda la vida, anteriormente ella me había preguntado si alguna vez me había sucedido que estoy con una persona y había cosas que querías decirle pero no podías, le dije que si me ha pasado y que no debería de aguantarse las cosas, creo que eso la motivo a decirme todo lo que pasó.

Me dijo que nunca me había prestado atención además de que me había visto varias veces en la deportiva donde iba a patinar, aún se acuerda de esas veces, pero cuando fue a un bar me volvió a ver pero desde una perspectiva muy diferente, me vio interesante muy guapo y agradable, le llamé la atención y le gusté, incluso cuando vio que salí a saludar a mi novia y despedirme de ella; habíamos acordado que nada de decirnos cosas así, que solo seríamos amigos y por eso ella estuvo evitando pasar por esto, pero ella piensa de una manera muy impresionante, ella deja que todo fluya, yo acepté salir con ella porque no tiene amigas ni amigos; entonces no está mal que tenga un nuevo amigo y que se divierta con él pero pues ese amigo que tiene le gusta, me dijo que no se interpondría en mi relación y que solo quería salir conmigo para conocerme más, además de que no quería salir lastimada sabiendo que la persona que le gusta ama a alguien más y es feliz con ella, aunque yo esté pasando por malos momentos mi novia pero pues ella respetaba eso, al terminar la canción puso la de claro de luna y empezamos a platicar si ella cantaba bien por el tono de voz que tiene que es muy agudo, entonces me dijo si yo cantaba pero le dije que canto demasiado feo y aun sabiendo eso me puso una canción para cantarle, le pedí la de soñé de Zoé para cantársela porque es la única que más o menos me sé y la que tenía, pues a darle ¿no? empecé a cantar y ella se sentó en mi pierna y a mí no me importó lo que pasaba porque me agradaba esa sensación y seguí cantando.

Ella me abrazó y yo me recargué en su hombro para seguir cantando y cuando terminó la canción ella se subió al columpio donde yo estaba sentado y quedamos yo recargado en la cadena de un lado y ella sobre mí con su espalda hacia la otra cadena y me empezó  a abrazar, nos abrazamos y dejamos que sonara la música, además de todo eso me dijo que le llamaban la atención mis labios porque se veían muy gruesos, en ese momento como que sentí que debía apartarme pero ya era demasiado tarde, ella ya estaba sobre mi acariciando mi cabello, de repente me empieza a dar besos en la mejilla y lo veo sospechoso pero como ella lo dijo, dejé que fluyera el momento y creo que pasó muy rápido.

Me empezó a decir cosas de la vida y como me veía ella, al parecer nunca había conocido a alguien que se interesara tanto en la vida personal de alguien, me comparó demasiado con su ex novio de dos años que es un amigo mío  y dijo que algo que él nunca pudo hacer en dos años fue mostrar interés sobre su propia novia, que todo lo que ella le contaba a él le parecían cosas sin trascendencia, más porque me contó que a ella le hubiera gustado practicar ballet pero nunca se dio, en seguida le pregunté ´´¿y luego?´´ a lo que ella se quedó pensando en que su ex en ninguna ocasión le pudo dar seguimiento a lago que ella contaba, me empezaba a dar besos en el cuello y cada vez se acercaba a mis labios  a lo que yo los pasaba y la barría con mis labios, sin dejar que me besara hasta que después de tanto cedí y pasó, la tome de la nuca y la besé, no puedo creer como es que se dieron las cosas de esa manera, más por ser la primera cita y terminar haciendo lo que hicimos y por platicar sobre cosas muy personales que me incomodan si no se las digo a la persona indicada, pero con ella todo tuvo un lugar y un momento en que me sentía libre de contarle lo que me ocurría y lo que me dolía.

Nos empezamos a besar, a lo que ella me dijo que tenía una lengua muy suave y le comenté que era algo corta, ella contestó que para nada era corta, empecé a acariciar su nuca y todo lo demás.
Ella empezó a pasar su mano por debajo de mi playera, debo admitir que me gustó la forma en la que acariciaba mi pecho y además que ella a pesar de ser muy tierna es demasiado intensa, incluso ella usaba sus uñas de una manera no tan fuerte pero si algo intensa, pues ahí empezó un fajecito donde todo estaba permitido pero a pesar de esto, déjame decir que no me gustaron sus besos, los sentí secos y aunque ella demostraba amor, a mí no me terminaban de agradar, aunque me gustó el momento que pasamos por la charla tan sincera que tuvimos, el contacto físico no fue de mi agrado, pero lo que si me agradó de ella es la forma en la que piensa y su lindo rostro que tiene.
 Tuve que dejar de tocarla, dijo que mis caricias la relajaban que no eran salvajes, que la hacían sentir en tranquilidad, a salvo; tuve que parar porque se empezaba a excitar, lo sé porque empezó a respirar como respiras cuando lo haces y hasta ella lo dijo, ´´ya estoy empezando a respirar muy profundo´´.

Después de todo eso que pasó me dijo que a ella le encantó este día aunque ella iba a salir muy lastimada porque no va a ser lo mismo después, y así es, voy a distanciarme de ella un poco y no quiero que vuelva a ocurrir eso, me pidió que no me alejara de ella ya que además de gustarle le encanta mi amistad, dime, ¿tú que opinas? todavía me despedí de ella y me dio más besos.

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

Segunda Convocatoria del Segundo Año para la revista "El futuro del ayer, hoy"

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …