Skip to main content

Historia Corta - La iliada de Victoria

RESUMEN: Es la historia de amor de una lectora y soñadora adolescente llamada Victoria, donde sus fantasías se convierten en realidad cuando conoce a Paris. A los doce años, Victoria, estaba en el salón de clases de la secundaria; se sentía extraña y fuera de lugar pues era la primera semana estando en una escuela nueva y sin conocer a nadie, bueno, sólo a dos que venían de su misma escuela. Uno de esos primeros días al sonar la campana para salir al recreo tomó la decisión de no hacerlo, prefirió quedarse sentada en su butaca. Eso de ¿quieres salir conmigo al recreo? ¡Le sonaba tan extraño! No tenía idea que tanto implicaban esas palabras y que tanto la comprometerían. Los minutos fueron pasando y ella sólo veía a través de las ventanas, sus pensamientos viajaban a un lugar distinto al que se encontraba, podía ser cualquiera de esos que figuraban en sus libros que leía. Su mirada se encontraba perdida entre el infinito de sus historias pero, como si fuese una piedra lanza…

Historia Corta - Camino al trabajo

Alarma rota. Boiler apagado. Café diluido. Labial rojo en la taza. Los perros ladrando al camión de la basura que olvidaste sacar. Una paloma gris y una café viven desde hace un año en la cochera y aprovechan para robarse las croquetas. 7:28 am. Una carrera contra tiempo. Tope. Tope. Piedra. Estación de radio atorada en el 91.7. Alto. Deja cruzar a la chica que va a la prepa, porque la banqueta es un rompecabezas. Espérame chica, no tengo a dónde orillarme. De repente apareció un agujero negro en medio de la calle y quien sabe a cuál dimensión me lleve si caigo ahí dentro. El señor del Honda Civic que estaba sobre el paso peatonal se va de largo sin dejarme pasar cuando era mi turno. Bueno, está bien, dele usted señor, ya no me queda de otra.
Ahora nos acercamos a la médula espinal donde todos convergemos sobre un mismo punto. El entronque es un enfrentamiento a sangre fría, se trata de ver quién se impone sobre el otro para llegar al extremo contrario. Después de haber hecho fila para salir de la colonia, ha llegado mi momento. Ah, no, qué va. Nunca falta quién prefiera hacer sus propias reglas de tránsito. Así funciona esta jungla. Se puso un Versa a lado mío y ya no veo quién viene desde el otro lado. Es curioso. Nos creemos unas fieras al volante, dueños de las calles, pero un rozón y ya valió nuestro imperio por dos meses. 
Gonzalitos está hasta la madre como siempre. Suena por enésima vez en la radio Four Out of Five, como si fuera la única canción de los Arctic Monkeys. Aunque a veces me aburra saberme el orden del playlist de las mañanas, me ayuda a tener paciencia cuando voy en el tráfico a paso de hormiga. Ahora tengo que pedir permiso para enredarme entre los hilos interminables de vías circulatorias. Meterme al carril es como intentar pasar desapercibida en una sala de cine a mitad de la película, en un camino a oscuras entre las filas para buscar mi asiento, donde soy una sombra que interrumpe el clímax de la historia para los que habían llegado a tiempo. Pongo la direccional. No funciona. Avanzo. Saco la mano. A todos les vale queso. Procedo a sacar la mitad de mí por la ventana. Parece que alguien tuvo piedad. Logré incorporarme. 
La ciudad es un caleidoscopio en movimiento. No hay lugar para detenerse ni para contemplar la nube de contaminación sobre las montañas, paisaje que se esconde tras los panorámicos de Ora Ahora. Nos dejamos llevar por la corriente de la rutina del egoísmo; caminas, conduces o pasan por encima de ti. El tiempo se dilata y se contrae sin pausas ni descansos. Cada segundo para llegar al trabajo cuenta como una gota de lluvia que combate la canícula en agosto. Por eso la señora de la camioneta se pasa el semáforo en rojo por arriba del puente, en el cruce de Pablo González y Gonzalitos; mientras que debajo, en un pequeño hueco entre el precipicio de miles de autos y un techo de vías para trenes de carga, se encuentra el pequeño refugio de unos migrantes que fueron poco a poco juntando cartones y bloques para escabullirse de las lluvias y del frío. 
Testigos de la bestialidad de los carros, desde las alturas miden la velocidad de la luz a la que viajamos todos, cuentan los choques diarios y las peleas interminables que han sucedido entre mujeres y hombres que claman tener la razón a toda costa, porque manejar implica echarle la culpa al otro por no seguir las reglas de la jungla. Luego de mirar hacia el desastre vial debajo de ellos, suben a la superficie a pedir ayuda en vano, a quienes no tienen tiempo para pensar fuera de sí mismos.

Doy un fuerte respiro. Estoy a más de la mitad de mi camino. Conduzco en modo automático pensando en lo que tengo que hacer después. Acelero, freno, acelero. ¿Qué pendiente tengo que hacer hoy en la oficina?  Me conecto. Acelero y doy vuelta. Me desconecto. No he comprado croqueta a los perros ni he subido mi tarea del parcial. Un tránsito. Otro choque. Dos heridos. La sirena de una ambulancia que intenta pasar. Me conecto. Vuelvo al presente de golpe.

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

Segunda Convocatoria del Segundo Año para la revista "El futuro del ayer, hoy"

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …