Skip to main content

Poesía - Volver a tenernos

¿Como se sentiría volver a tenerte? ¿Mi estomago se llenaría de mariposas en cada abrazo? ¿El cielo se invadiría de fuegos artificiales al vernos besar? ¿La Luna se volvería confidente por las noches cuando más te extrañaría? ¿El Sol brillaría solo para nosotros? Tal vez las aves cantarían al vernos de la mano por la vereda y los grillos les hagan segunda con su orquesta por las noches, cuando te despidas de mí. ¿Las estrellas caerían por el cosmos solo para que pidamos deseos mientras las admiramos? ¿O los vecinos se asomarían por la ventana para vernos abrazar en la calle? Probablemente nos reiríamos para sentirnos menos incomodos. ¿Como seria volver a tenernos? ¿Tu almohada escucharía de mí? ¿Habría algún brillo en tus ojos al verme? ¿También contarías el tiempo para nuestro próximo encuentro? ¿Tus adentros también se tornarían un horno al reconocernos con el tacto? Tal vez me tomarías de la cintura y yo jugaría con tus cabellos mientras nos planeamos la vida entera. ¿Así sería el tenernos? ¿Nos…

Historia Corta - La chica de la estación de trenes

Aquella era una chica fantástica, era tan agradable a la vista, como si miraras un atardecer eterno, sus ojos infinitos te invitaban a ver las estrellas reflejadas en ellos pero si algo te deslumbraba era su sonrisa, la cual te contagiaba como la alegría del primer beso.

La chica de la estación de tren, vivía sus días trabajando por las tardes, cuidando de la gente en la estación los ayudaba cuando estaban perdidos o les decía la hora a los despistados, era en definitiva un ángel del servicio al cliente. Pero también tenia sentía un poco de soledad. La gente que bajaba del tren iba toda presurosa y la que subía solo tenia ojos para sus celulares. Y así sus días pasaban como las gotas en un día lluvioso. Hasta que conoció a un maquinista, aquellos hombres que manejan los trenes. Era muy guapo y a la distancia se veía tan agradable, la chica quedo encantada con la fugaz presencia de aquel hombre, ya que solo podía verlo cuando el tren dejaba pasajeros. Se intercambiaban miradas que decían mil palabras, por lo menos la mirada de ella de verdad cantaba a todo pulmón lo que sentía y cuando debía marchar el tren, le daba la señal con la mano como si una princesa de estuviera despidiendo de la muchedumbre.

Pero a nuestra chica le faltaba el valor para dar el siguiente paso, en lo que llevaba trabajando en la estación nunca le había dirigido la palabra a su romeo de las vías,

Pero ella se conformaba con solo mirarlo a través de la ventana de la locomotora del tren.

Hasta que un día pasó algo diferente, en la estación apareció esperando el tren con dirección al sur, un chico que bestia de negro, polera, zapatillas y pantalones todo a juego con el color de la noche, hasta su pelo daba indicios de que lo coloraba del negro color. Tenía una mirada juguetona como la de los niños pequeños y sus ojos brillaban en una inteligencia que parecía de una persona muy vieja, aunque no pasaba de los veinticinco años. Este chico paseaba entre la línea amarilla que separa el anden de las vías. La chica de la estación de trenes le dijo amablemente

-detrás de la línea amarilla, por favor-

El chico la miro con un tono de broma en sus pupilas.

-tranquila no quiero conocer como son por debajo los trenes, dicen que son horribles-

La chica esbozó una tierna sonrisa y comenzó a hablar con el. Conversaron de temas muy triviales, desde la gente que se lanza a las vías y uno que otro chiste. Pronto el tren que esperaba entro a la estación. El chico de negro se despidió amablemente y lo tomo aprisa, una vez dentro del vagón se despidió con la mano y una tierna sonrisa.

A la chica le agradó mucho aquel muchacho, se veía interesante y era raro encontrar gente como el en la estación. La tarde siguió en calma y aunque no vio a su Romeo de las vías  se fue a casa con el corazón tranquilo.

El tiempo paso y su romero de las vías y sus furtivas visitas le llenaban el corazón de una alegría tan sincera que le florecía la sonrisa en los labios.

Empezó a hablar mucho con le chico de negro, el pasaba por su estación solo los lunes por la tarde pero le era suficiente, encontró en el un amigo sincero y le contó lo de su romeo de las vías

-si yo fuera tu, le diría- respondió el

- claro que lo harías te creo capaz de eso y de muchas cosas mas – le dijo con un tono de burla infantil. El chico se puso a reír y le dijo:

- las impresiones que tienes de mi, pero si estas en lo correcto, yo le hago un cartel escribiendo todo lo que siento y se lo mostraría al pasar su tren y asunto resuelto- termino con un aire triunfante. Era todo un payaso pensó la chica del muchacho de negro. Pero le agradaba eso de el, hacia parecer todo tan fácil.

- bien- dijo ella

- encontrare una forma de decirle pero no tan de novela romántica como la que me dices tu-

- oh vamos le quitas la magia, seria una gran historia- le respondió el chico de negro entre cerrando los ojos al reír.

El chico tomo su tren se despido de la chica de la estación y le hizo un gesto con el dedo índice tocándose la frente en señal de que recordara lo conversado, ella le devolvió el gesto con una risa traviesa.

Pasaron las semanas, el chico de negro se presentaba mas seguido por la estación, hablaban de tantas cosas, filosofía del amor, la gente que pasaba y uno que otro personaje digno de una risa descontrolada. También tocaban el tema de su romeo de las vías el siempre le decía que se arriesgara, que el a mundo pertenecía al que se atreve, que vale mas un no dicho que una duda eterna. Siempre le daba ánimos para que viviera una vida digna de ser contada.

Y así paso el tiempo, y el gusto por aquel romeo de las vías floreció como un tímido amor, era como si le hubiera brotado una hermosa rosa en el pecho. Estaba decidida y se decía a si misma que pronto tendría el valor de confesar lo que sus ojos ya no podían callar. Su ya fiel amigo,  el chico de negro le aviva el fuego de su valor y la apoyaba con todo lo que podía.

Pero un día aquel chico de negro no apareció como solía hacer, por la estación. Y así pasaron los días y semanas y el chico no aparecía.

Y pasaron las semanas. Extrañaba a su amigo pero el amor que ya maduraba en su corazón por su romeo de las vías le dio el coraje para vivir su día a día, siempre recordaba con cariño cada frase que le decía su amigo pero una siempre le resonaba en su cabeza con mas fuerza en especial cuando ya no sentía ganas de seguir.

-si tienes un por que, siempre enconaras un como para vivir-

Esta se había vuelto su mantra y se prometió así misma que le diría sus sentimientos a su dulce romeo de las vías. Por su amigo, que tanto le animo el tiempo que compartió con el.

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

Escrito Corto - La oscuridad cesó de golpe

La oscuridad cesó de golpe Resumen: En este cuento breve se relata los últimos tres días de un hombre, los cuales están atravesados por una serie de frases y leyendas que ha leído en carteles publicitarios, etiquetas de bebidas alcohólicas y de la misma televisión que intervienen en el desarrollo de la línea de sucesos. Entre las cosas a destacar, se ve cómo el personaje afronta su realidad haciendo ingresar temas que van desde la amistad, el cansancio y la muerte, en especial, en uno de sus aspectos más interesantes: la muerte voluntaria. Dotado de una brevedad necesaria, en este cuento se ve una toma de decisión, la cual, deja abierta la posibilidad al lector de poder interpretarla. Entre otras cosas, podría ser considerado este breve cuento como el cierre a una historia que abre, a su vez, el camino a muchas otras.
Palabras clave: Existencia, Cotidianeidad, Alcohol, Amistad, Cansancio, Muerte voluntaria.


A mi amiga, Jade. La oscuridad cesó de golpe. Entre dos miedos: la luz y la oscurid…

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …