Skip to main content

Poesía - Volver a tenernos

¿Como se sentiría volver a tenerte? ¿Mi estomago se llenaría de mariposas en cada abrazo? ¿El cielo se invadiría de fuegos artificiales al vernos besar? ¿La Luna se volvería confidente por las noches cuando más te extrañaría? ¿El Sol brillaría solo para nosotros? Tal vez las aves cantarían al vernos de la mano por la vereda y los grillos les hagan segunda con su orquesta por las noches, cuando te despidas de mí. ¿Las estrellas caerían por el cosmos solo para que pidamos deseos mientras las admiramos? ¿O los vecinos se asomarían por la ventana para vernos abrazar en la calle? Probablemente nos reiríamos para sentirnos menos incomodos. ¿Como seria volver a tenernos? ¿Tu almohada escucharía de mí? ¿Habría algún brillo en tus ojos al verme? ¿También contarías el tiempo para nuestro próximo encuentro? ¿Tus adentros también se tornarían un horno al reconocernos con el tacto? Tal vez me tomarías de la cintura y yo jugaría con tus cabellos mientras nos planeamos la vida entera. ¿Así sería el tenernos? ¿Nos…

Escrito corto - Sirena de Santa Rita

Sirena de Santa Rita

Enrique Abraham Acevedo Weber

La bolsa sobre la cabeza de la niña no la deja respirar. Está en un lugar caliente y lleno de tierra. Sus pies le dicen eso, duelen y su cabeza también. No recuerda cómo llegó a ese lugar. Lo último que su memoria recuerda es que estaba en el parque. Era el primer día fresco en tres semanas.
Su madre no le importaba donde estuviera todo el día, solo que llegara ahí al anochecer. Lo hacía para prevenir que los extraños no pensaran ideas raras. Su madre le llamaba Mona, porque se la pasaba colgándose de los árboles. Su nombre era Doña Reyna Eva de la Ventura León.
En la escuela le decían Wendy y en la calle le llamaban Azulina. Sus ojos azules eran la característica que más llamaba la atención. Una niña morena con ojos azules era muy extraño.

En Santa Rita, era un milagro.

Azulina estaba acostumbrada estar afuera. Observaba el mar cuando todo se volvió negro. Ella soñó con ser una sirena, nadando entre esos peces pequeños y coloridos.
Cuando despertó, la estaban arrastrando de sus brazos, ellos la golpearon en su estómago.
Le quito todo su aliento.
Le susurraron al oído: Si vuelves a gritar, te destripamos. Ahora, camina.
Ella continuó el viaje donde harían algo prohibido.
La jalaban por los hombros, sus pies ahora le quemaban.
Azulina dijo: Me podrían cargar, me duele cuando camino.
La volvieron a golpear y rieron.
Ella reconoció una de las risas. Era la mujer con una sonrisa que sobrepasaba sus labios, marcada en su piel, que vestía de uniforme del ejército. La otra era de un hombre. Era del tipo de extraños de la que su madre le advertía.
Sentía que la bolsa se volvía húmeda y más caliente, su camisa húmeda del sudor. El camino era más duro y caminaban sobre rocas. Sus pies ahora se cortaban con las piedras.
Deseaba ser una sirena, pues ellas no tenían pies que se cortaran. Azulina cayó en el camino. Ambos raptores la pateaban y le decían que se levantara. Se levantó con algo de esfuerzo y empezó a cojear. La bolsa se soltó y ella sintió el aire. Los secuestradores se dieron cuenta y la patearon en la espalda. Su cuerpo rodó sobre las piedras. Su cuerpo ahora estaba cortado. Ella no podía ver el mar, supo que estaba lejos de Santa Rita. Tuvo un momento instantáneo donde el miedo se fue y otra vez su mundo se tornó negro.

Cuando despertó, ella estaba atada a una cama. El cuarto donde se encontraba olía a sudor, mierda y orines. Un aroma de desesperanza y terror. El techo era completamente blanco pero las paredes de color granate. Azulina vio que había dos camas, dos ventanas pequeñas y una silla café. A su lado se encontraba otra niña, Azulina la reconocía de los postes eléctricos. Recordaba haberla visto en la televisión, su abuela lloraba mientras enseñaba su foto, diciendo que no sabía dónde se encontraba. Su madre la abrazo al ver las imágenes. Ellas eran un poco similares. Pequeñas, morenas y con ojos azules, alrededor de los once años.
La niña de la televisión ahora no tenía un ojo. Su cavidad ocular se encontraba cubierta por una gasa café. Parecía como un cíclope de esas películas griegas que ella había visto.
Le perturbaba el ojo azul que penetraba aun con la oscuridad del cuarto.
La mente de Azulina empezaba a correr, sabía que tenía que salir de ese cuarto.
Ella tomó un gran respiro y empezó a gritar por ayuda.
La niña tuerta empezó a mover su ojo de lado a lado y a retorcerse. Su voz era ronca, ella murmuro: Para.
Azulina escucho esto y dejo de gritar. Inmediatamente, un par de adultos con máscaras de cerdos entraron al cuarto. Venían vestidos en ropas blancas. Azulina reconoció la voz de la mujer de la sonrisa marcada: ¿Tu nunca te callas, verdad?
La mujer abrió un estuche rojo y saco una jeringa llena de líquido verde. Se acercó lentamente hacia Azulina. La niña grito y grito hasta que la oscuridad llenó su percepción.

Azulina soñó estar en una playa, llena de arena y el azul del cielo rodeaba todo alrededor.
No había edificios, no había gente, solo palmeras y mar. Ella veía a las sirenas flotando alrededor de unas rocas. Azulina nado hacia ellas, pensando que podía preguntarle sus secretos. Las olas golpeaban su cuerpo, y sentía que se ahogaba.
Dentro del agua, podía ver a la niña de la televisión durmiendo. Su ojo se abrió y con sus manos estrangulaba a Azulina. Esta se despertó y susurro un grito de pánico.




¿Quieres leer el final de esta historia? Baja este numero de la revista totalmente gratis desde Google Books por medio de la siguiente liga: bit.ly/2N5M9VE

Tambien se puede apoyar a la revista comprando las versiones disponibles en Amazon:

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

Escrito Corto - La oscuridad cesó de golpe

La oscuridad cesó de golpe Resumen: En este cuento breve se relata los últimos tres días de un hombre, los cuales están atravesados por una serie de frases y leyendas que ha leído en carteles publicitarios, etiquetas de bebidas alcohólicas y de la misma televisión que intervienen en el desarrollo de la línea de sucesos. Entre las cosas a destacar, se ve cómo el personaje afronta su realidad haciendo ingresar temas que van desde la amistad, el cansancio y la muerte, en especial, en uno de sus aspectos más interesantes: la muerte voluntaria. Dotado de una brevedad necesaria, en este cuento se ve una toma de decisión, la cual, deja abierta la posibilidad al lector de poder interpretarla. Entre otras cosas, podría ser considerado este breve cuento como el cierre a una historia que abre, a su vez, el camino a muchas otras.
Palabras clave: Existencia, Cotidianeidad, Alcohol, Amistad, Cansancio, Muerte voluntaria.


A mi amiga, Jade. La oscuridad cesó de golpe. Entre dos miedos: la luz y la oscurid…

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …