Skip to main content

Poesía - Volver a tenernos

¿Como se sentiría volver a tenerte? ¿Mi estomago se llenaría de mariposas en cada abrazo? ¿El cielo se invadiría de fuegos artificiales al vernos besar? ¿La Luna se volvería confidente por las noches cuando más te extrañaría? ¿El Sol brillaría solo para nosotros? Tal vez las aves cantarían al vernos de la mano por la vereda y los grillos les hagan segunda con su orquesta por las noches, cuando te despidas de mí. ¿Las estrellas caerían por el cosmos solo para que pidamos deseos mientras las admiramos? ¿O los vecinos se asomarían por la ventana para vernos abrazar en la calle? Probablemente nos reiríamos para sentirnos menos incomodos. ¿Como seria volver a tenernos? ¿Tu almohada escucharía de mí? ¿Habría algún brillo en tus ojos al verme? ¿También contarías el tiempo para nuestro próximo encuentro? ¿Tus adentros también se tornarían un horno al reconocernos con el tacto? Tal vez me tomarías de la cintura y yo jugaría con tus cabellos mientras nos planeamos la vida entera. ¿Así sería el tenernos? ¿Nos…

Escrito corto - Dentro de la bruma

Dentro de la bruma

Gilberto Jaymez

Esa melodía, esa maldita melodía que sigue sonando en mi cabeza. Me he despertado a las 5 de la mañana y aún no ha amanecido del todo. Por la ventana se distingue una luz muy pálida y frágil. Los perros del barrio han comenzado a ladrar. Todos lo hacen. El sonido del ventilador es constante, y fluido. El sonido de las aspas de acero fino cortando el aire a Dios va a saber cuántas revoluciones por minuto.
Mi mirada está clavada en el techo, he despertado boca arriba… y con una melodía en mi cabeza. Es una melodía triste y oscura que va muy lento. Primero una nota, luego tres. Y luego pocas más. Se repite una y otra vez en una lúgubre atmósfera oscura. Intenté mover el brazo por un momento, pero no pude. Mi cuerpo parecía ser muy pesado, como si estuviera retenido por una gravedad cinco veces mayor.
La luz de la lámpara en el escritorio era la única luz que me alumbraba lo suficiente para ver que no había nada extraño a mi alrededor. No obstante, una presión en el pecho sofocaba mi respiración. Eso, y la sequedad que arañaba mi garganta en una sed que no perdona ni discrimina.
Recién había despertado de un sueño de mi niñez. Muchos lugares que visité hace tiempo, se habían vaporizado unos segundos atrás. La somnolencia tendía la mano para volver al sueño, pero la melodía, esa insufrible melodía, me seguía inundando.
Esforcé mi cuerpo al punto que dolía como tal niño que le duelen los huesos en la etapa de desarrollo. Al salir de habitación encendí la luz de la cocina, y casi por instinto, como un reflejo natural, fui al baño e hice mis necesidades. Una especie de espesor en el ambiente me rodeaba… No, no me rodeaba solo a mí. Estaba en toda la casa, incluso más allá. Una especie de tensión en el aire que subyuga al razonamiento lógico y desafía tus creencias.
Bebí un vaso de refresco y la aspereza desapareció. Cerré la puerta tras de mí y me senté al borde de la cama. Aún con la amenazante bruma invisible. De repente escuché un agradecimiento de por fuera. Un “gracias” se escuchó desde la entrada de mi habitación, del otro lado de la puerta. Mi sangre parecía haberse congelado. La colcha de la cama estaba siendo presa de una mortal contracción en mis músculos. Atreví la mirada a la puerta, pero lo que fuese que dijo eso, ya se había marchado. O quizá solo se desmaterializó.
¿Por qué gracias?, ¿Qué tenía que agradecerme, y qué o quién se tomó la molestia de hacerlo? 
 



¿Quieres leer el final de esta historia? Baja este numero de la revista totalmente gratis desde Google Books por medio de la siguiente liga: bit.ly/2N5M9VE

Tambien se puede apoyar a la revista comprando las versiones disponibles en Amazon:

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

Escrito Corto - La oscuridad cesó de golpe

La oscuridad cesó de golpe Resumen: En este cuento breve se relata los últimos tres días de un hombre, los cuales están atravesados por una serie de frases y leyendas que ha leído en carteles publicitarios, etiquetas de bebidas alcohólicas y de la misma televisión que intervienen en el desarrollo de la línea de sucesos. Entre las cosas a destacar, se ve cómo el personaje afronta su realidad haciendo ingresar temas que van desde la amistad, el cansancio y la muerte, en especial, en uno de sus aspectos más interesantes: la muerte voluntaria. Dotado de una brevedad necesaria, en este cuento se ve una toma de decisión, la cual, deja abierta la posibilidad al lector de poder interpretarla. Entre otras cosas, podría ser considerado este breve cuento como el cierre a una historia que abre, a su vez, el camino a muchas otras.
Palabras clave: Existencia, Cotidianeidad, Alcohol, Amistad, Cansancio, Muerte voluntaria.


A mi amiga, Jade. La oscuridad cesó de golpe. Entre dos miedos: la luz y la oscurid…

Historia Corta - Las criaturas de Pedro Linares

Las criaturas de Pedro Linares

Habían reído y hablado tanto que discurrió el tiempo sin que se dieran cuenta, tanto que pasaron por alto los repetidos avisos del agua hirviendo en el fogón. La risa y la charla disolvían los dolores, pero el remedio que indudable sanaría a Pedro estaba danzando entre burbujas en un cazo de peltre azul. Su abuela advirtiendo el vapor, se levantó de la silla para servirle un poco, apagó el fuego y se colocó en el extremo opuesto mirándolo beber. Mientras su tasa de té humeaba, notas dulzonas producían un efecto un tanto adormecedor. Un silencio invadió la cocina que era tan amarilla y cálida, que casi se pudieran haber olvidado del mal clima afuera. Pasó el primer trago y de inmediato pudo sentir la canela tibia por su garganta, bajar hasta su estómago e inundarlo con una sensación que lo hacía sentir bien.
Apartó el vaso colocándolo en su extremo derecho sin decir nada y exactamente así, se quedaron los dos. Por un buen rato permanecieron reservándose a …