Skip to main content

Convocatoria séptimo volumen

 

Escrito corto - Dentro de la bruma

Dentro de la bruma

Gilberto Jaymez

Esa melodía, esa maldita melodía que sigue sonando en mi cabeza. Me he despertado a las 5 de la mañana y aún no ha amanecido del todo. Por la ventana se distingue una luz muy pálida y frágil. Los perros del barrio han comenzado a ladrar. Todos lo hacen. El sonido del ventilador es constante, y fluido. El sonido de las aspas de acero fino cortando el aire a Dios va a saber cuántas revoluciones por minuto.
Mi mirada está clavada en el techo, he despertado boca arriba… y con una melodía en mi cabeza. Es una melodía triste y oscura que va muy lento. Primero una nota, luego tres. Y luego pocas más. Se repite una y otra vez en una lúgubre atmósfera oscura. Intenté mover el brazo por un momento, pero no pude. Mi cuerpo parecía ser muy pesado, como si estuviera retenido por una gravedad cinco veces mayor.
La luz de la lámpara en el escritorio era la única luz que me alumbraba lo suficiente para ver que no había nada extraño a mi alrededor. No obstante, una presión en el pecho sofocaba mi respiración. Eso, y la sequedad que arañaba mi garganta en una sed que no perdona ni discrimina.
Recién había despertado de un sueño de mi niñez. Muchos lugares que visité hace tiempo, se habían vaporizado unos segundos atrás. La somnolencia tendía la mano para volver al sueño, pero la melodía, esa insufrible melodía, me seguía inundando.
Esforcé mi cuerpo al punto que dolía como tal niño que le duelen los huesos en la etapa de desarrollo. Al salir de habitación encendí la luz de la cocina, y casi por instinto, como un reflejo natural, fui al baño e hice mis necesidades. Una especie de espesor en el ambiente me rodeaba… No, no me rodeaba solo a mí. Estaba en toda la casa, incluso más allá. Una especie de tensión en el aire que subyuga al razonamiento lógico y desafía tus creencias.
Bebí un vaso de refresco y la aspereza desapareció. Cerré la puerta tras de mí y me senté al borde de la cama. Aún con la amenazante bruma invisible. De repente escuché un agradecimiento de por fuera. Un “gracias” se escuchó desde la entrada de mi habitación, del otro lado de la puerta. Mi sangre parecía haberse congelado. La colcha de la cama estaba siendo presa de una mortal contracción en mis músculos. Atreví la mirada a la puerta, pero lo que fuese que dijo eso, ya se había marchado. O quizá solo se desmaterializó.
¿Por qué gracias?, ¿Qué tenía que agradecerme, y qué o quién se tomó la molestia de hacerlo? 
 



¿Quieres leer el final de esta historia? Baja este numero de la revista totalmente gratis desde Google Books por medio de la siguiente liga: bit.ly/2N5M9VE

Tambien se puede apoyar a la revista comprando las versiones disponibles en Amazon:

Comments

Popular posts from this blog

Ensayo - Criminologia y Criminalistica

La criminología y la criminalística se pueden llegar a confundir ya que la mayoría de las personas piensan que son iguales puesto que no es así, ya que cada una cuenta con diferentes métodos y técnicas que las diferencian. De igual forma el propósito, objetivo y finalidad de cada ciencia es completamente diferente, busca responder interrogantes con la finalidad de resorber una investigación. Para las personas que se interesen en estudiar algo relacionado a la investigación criminal se pueden confundir al momento de escuchar las palabras de criminología y criminalística, por lo cual deben de conseguir información que les ayude a diferenciarlas. Palabras claves: criminología, criminalística, ciencia, comparación, similitudes, diferencias. Capítulo uno: La Criminología 1.1 Definición de criminología Según la literatura científica actúa, se define la criminología como al conjunto de conocimientos que estudia los actos antisociales desde el punto de vista de varias ciencias auxiliares (Rodr

Convocatoria séptimo volumen

 

Historia Corta - Nothing

*Este texto fue traducido del Ingles para esta convocatoria. Douglas Smith es tres veces ganador del Premio Canadiense Aurora. Su pagina es www.smithwriter.com , su cuenta de Twitter es @smithwritr     -No es nada. Dice el, no es al primera vez.     Ella mira mientras el se acomoda la corbata en el espejo del pasillo. Para que no tenga que hacer contacto visual, piensa ella. -¿No le temo a nada? Dice ella. Entonces debo ser audaz. No me siento audaz. Inclinándose en el marco de la cocina, ella abrazo su descolorida bata azul alrededor de ella como si estuviera manteniendo unido el universo. Ella se queda en casa. Nuevamente. El sacude la cabeza. El lo hace mas a menudo últimamente. -Digo no hay nada allá afuera que temer. El toma su maletín, listo para otro día. Pero ella sabe que no es simplemente otro día. mas. -Nada allá afuera. Ella repite. -Nada. El se para frente a la puerta al frente del pequeño bungalow. ¿Vas a tu trabajo? El sabe que no, ella piensa. Pero si no preguntara sign