Skip to main content

Escrito Corto - Vuelo de Neón

Vuelo de Neón Vico
http://digimente.blogspot.com
Truenos, se escuchan motores a todo volumen de vehículos azul neón surcando por tubos amarillos ficticios que marcaban el principio y el fin de su camino.
De un vehículo a otro se observaban figuras saltar peligrosa y poco hábil de turno en turno, quedaban de pie como titanes haciendo sombra a los gigantescos edificios oscuro y dorado, de concreto como el hielo y cristales pulidos como el sol, donde brillaban rostros sonrientes y tristes, las expresiones exageradas daban vueltas rápidas como si fuera un juego, mensajes enormes corriendo en cintillos a la velocidad de los vehículos, al vuelo del sonido.
Un incendio, una explosión, vehículos fuera de control, las figuras buscaban escapar ahora con mucha más rapidez, pero se encontraban al límite de sus capacidades, otra explosión, más cercana, luces verdes y rojas hacían eco en los edificios y cristales de los horrendos vehículos obtusos.


¿Quieres leer el final de esta historia? Baja este numer…

Escrito Corto - Vuelvo en cinco minutos

Vuelvo en cinco minutos


Resumen: El cuento trata, brevemente, de una experiencia aterradora que le ocurre a un extraño al ingresar a un pequeño pueblo y toparse con un par de casas en especial. Cargado de un suspenso necesario, se va revelando un acto criminal reciente, tan reciente que resulta asombroso (y más aún con la lectura de la descripción final echa por el ficticio diario de “Algún lugar”). Humildemente, un cuento inspirado por la lectura de uno de los cuentos del señor Edgar Allan Poe, “el gato negro”.

Palabras claves: Suspenso, crimen, extraño, experiencia, aterradora, homicidio.



Dedicado a mí amiga, Jade.
Vuelvo en cinco minutos”

Carlos Dario Romero

Un extranjero entró en un pequeño pueblito en donde sólo había un par de casas. Esas casas estaban pintadas del mismo color y por pocas precisiones casi eran iguales. El sol se encontraba arriba del extranjero al momento que se acercaba a una de las casas donde al entrar al pórtico de madera golpeó unas pequeñas campanas colgadas. Golpeó varias veces y nadie salía. Continuó golpeando sin encontrar respuesta. Decidió ir a la casa de al lado. Para ello tuvo que caminar bajo el sol unos metros que casi fueron eternos. En aquella casa no había campanas, pero si había un cartel: “Vuelvo en cinco minutos”. La próxima casa se encontraba un poco lejos así que decidió que se quedaría allí a esperar que llegue el dueño. Busco uno de los escalones más cómodos del pórtico de la casa, el cual a diferencia de la casa anterior, este tenía un color rojo un tanto gastado. No se detuvo a pensar a qué se debía aquella elección del color. Tal vez habrá sido el calor de aquel día o - ¡no sé qué cosa!, mencionaba para si el extranjero, pero sintió que aquel lugar era algo extraño: muy diferente a lo que pudo haber imaginado nunca.

Empezó a mirar lo inscripto en el cartel de la casa tratando de descifrar algún mensaje que tal vez el dueño haya puesto a propósito, tal vez para advertir a los que se acerquen. Sonó algo ridículo pensar en eso para el extranjero: - ¿Que ocultaría la casa para que alguien quiera alejar a algún posible curioso? Nunca supo cuánto tiempo estuvo allí tratando de descifrar algo indescifrable; su reloj no funcionaba. “Vuelvo en cinco minutos”. Tal vez esos cinco minutos se convirtieron en diez, - ¡vaya a saber uno!, dictaba su mente. Tal vez la noción del tiempo del dueño era “antigua”, simplemente para dar cuenta que no se encontraba allí. - ¿Tal vez le ocurrió algo al dueño y su familia no lo sabe? No, eso no es de mi incumbencia.

Miro hacia afuera del pórtico y no vio nada raro, solo que una mosca se arrimaba volando y se posaba sobre uno de los escalones del pórtico moviéndose intranquila sobre una de las secciones desgastadas del pórtico. Al cabo de un momento observo bien el lugar donde rondaba la mosca y vio que era una “mancha” en lo que se asentó esta. - ¿Sera algún “dulce” o “rastro de fruta” lo que atrajo a esa mosca? No quiso pensar por qué algo así habría en el escalón. No sintió la necesidad de tocar la mancha para verificar qué era eso. Sin embargo, lo poseyó una pregunta: - ¿Acaso sería sangre? - ¡Sal, corre de aquí!




¿Quieres leer el final de esta historia? Baja este numero de la revista totalmente gratis desde Google Books por medio de la siguiente liga: bit.ly/2N5M9VE

Tambien se puede apoyar a la revista comprando las versiones disponibles en Amazon:

Comments

Popular posts from this blog

¿Quieres publicar con nosotros? Lee los siguientes pasos.

La revista nace como una idea ambiciosa para dar la oportunidad de publicación a aquellos que no han encontrado cómo hacerlo. La única remuneración que se ofrece es publicar los textos seleccionados sin ningún costo, ya que somos una revista sin fines de lucro.
Nuestra idea central es poder publicar y vender las obras a un costo accesible con el único fin de solventar gastos del proyecto sin algún intermediario y continuar expandiendonos con el propósito de funcionar como una plataforma para aquellos autores que quieren mostrarse al mundo.

Requisitos:
Tamaño mínimo de la obra de una (1) cuartilla, máximo treinta (30) cuartillas.Tipo de letra Times New Roman, tamaño 12, interlineado a 1.5, texto justificado (en casos especiales se debe explicar por qué no se justifica el texto), formato .doc, .docx, .odtContáctanos al correo contacto@elfuturodelayerhoy.com para dar seguimiento.
Por favor toma en cuenta los siguientes puntos:
Nos reservamos el derecho de responder o dar razones de por qué un…

5 consejos para despejar tu mente y comenzar a escribir

Cómo alcanzar el éxito literario en un sencillo paso