Skip to main content

Posts

Showing posts from January, 2019

Historia Corta - El canto de Dante

-Te querré mañana, y así, cada día, mientras estemos aquí. - repitió, Carlo, una vez tras otra. Parado afuera del granero se frotaba las manos nerviosamente, le sudaban tanto que constantemente se limpiaba en el pantalón. << El inagotable deseo de permanecer cerca de ti. >> Pensó. Y se sintió un tanto ridículo. Caminó despacio y con vacilación hacia su casa. Sólo tenía que dar unos cuantos pasos para llegar. Al otro lado de la calle, un hombre gordo y demasiado rubio, con buen aspecto de aseo, comía un pan en forma de trenza. Levantó su mano desocupada en forma de saludo hacia Carlo. Este lo ignoró y siguió caminando. Giró despacio la manija de la puerta, pero no entró enseguida, se detuvo mirando al fondo de la casa, era a donde se dirigía. Sus tristes cavilaciones fueron interrumpidas por un golpe en el hombro. Se trataba de su papá. A quien no podían quitarle la sonrisa. Lo tomó del cuerpo, y le lanzó una mirada que Carlo sabía lo que significaba. << Eres un buen chic…

Poesía - Para la mujer que dio su campo

Ella tenía olas y tormentas en sus ojos.
Flores y bosques formaron su cabello.
Belleza y pérdida hicieron su estructura ósea.
Ella no tenía miedo a nada pero su mente le decía lo contrario.
No podía controlar sus emociones pues su mente jamás se apagaba.
Ella quería desaparecer de este mundo y, sin embargo, se encogía cada vez que ponía un pie afuera.
Ella es y siempre será la torre más grande en esta ciudad menguante.
Ella era miserablemente feliz, conteniblemente libre, abrumadoramente ligera.
Fue rescatada con amor y compasión cuando solo sabía sobre desesperación y tristeza.
La sacó de su locura y la puso bajo su protección.
Sembró semillas en el bosque, que se convirtieron en florecientes pétalos de esperanza en su vida.
Ella observó cómo su noche se convirtió en día.
Como su oscuridad se convirtió en luz.
Todavía deambula, de vez en cuando, a la poderosa fuerza de una cascada, pero ya no quiere ahogarse.
Todavía deambula, de vez en cuando, en la soledad de un desierto, pero ya no está varada…

Poesía - Mojada

Quiero respirar sobre tu boca,
y no me importa si la multitud nos mira.
Soy un meteorito
y colisiono sobre vos;
quiero cabalgarte,
sin desnudarnos,
al frente de todos;
que se indigne y sorprenda la masa,
que sepan
que yo no me oculto en el amor,
lo sudo y rebalso.
No me dan asco ni vergüenza mis secreciones,
porque chorreo sentimientos, sensaciones y verdad.

Con amor y locura
Becca

---

Encuentra este poema en nuestra revista por medio de las siguientes ligas:
Issuu: https://bit.ly/2VWdQFS Google books: https://bit.ly/2QRg2uk
También se puede apoyar a la revista comprando las versiones disponibles en Amazon:
Amazon eBook: https://amzn.to/2szdGa4 Amazon físico: https://amzn.to/2MfJauM